ISABEL DE VILLENA

EXPOSICIÓ :

Isabel de Villena   1430 – 1490.  La primera escriptora en Valencià .

Declarada Escriptora de l´any  2016- 17 per la Academia Valenciana de la LLengua.

Claustre de la Biblioteca Central de Gandía

Visita : !º de ESO –> Dimarts – 21- Febrer- 2017

Horari : 15h – 16h

Visita : 2º de ESO –> Dijous -23-Febrer-2017

Horari : 11:30h- 12:15 h

 

 

Anuncios

CURSA DE LA DONA

thumbnail_diptic-entrenament-trasera thumbnail_diptic-entrenament-frontal

US ANIMEM A PARTICIPAR A LA CURSA D´AQUESTA BONA CAUSA !!!

EDUCACIÓN EMOCIONAL CLAVE PARA EL APRENDIZAJE

 

Educación: La neurociencia demuestra que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción, sin emoción, no hay atención,no hay aprendizaje, no hay memoria.

 

neuroeducacion

La alegría como base del aprendizaje El científico señala que “los niños hoy aprenden, desde muy pronto, conceptos abstractos en habitaciones con ventanales sin mucha luz o luz artificial, con el rigor y la seriedad de maestros que se aleja de aquel “juego” primitivo que generaba aprender y memorizar de lo sensorial directo, “con alegría”, base de la atención y el despertar de la curiosidad”. Entender esto hoy en su raíz y desde la perspectiva de cómo funciona el cerebro y sacar ventaja de ello –afirma– “es un primer principio básico de la enseñanza con el que se puede llegar a aprender y memorizar mejor. estos principios se pueden extender en su aplicación no solo a la enseñanza básica o durante la adolescencia sino a los más altos estudios universitarios o a estudios aplicados sea la empresa o la investigación científica”. Asimismo añade que “la neurociencia cognitiva ya nos indica, a través del estudio de la actividad de las diferentes áreas del cerebro y sus funciones que solo puede ser verdaderamente aprendido aquello que te dice algo. aquello que llama la atención y genera emoción. aquello que es diferente y sobresale de la monotonía”.

La atención nace de algo que puede significar recompensa (placer) o castigo (peligro) y que por tanto tiene que ver con nuestra propia vida”. “Pero con el devenir evolutivo y la propia civilización –advierte Mora–, aprender y memorizar son mecanismos que los hemos llevado a unos niveles tan abstractos y de tan alto calado social que escapan y se han venido alejando de las raíces inviolables, genéticas y evolutivas, de aquella alegría que en su origen significó verdaderamente aprender y memorizar”.

Conocer cómo funciona el cerebro revitalizaría la enseñanza  Asegura que “de esto se han dado cuenta muy recientemente prestigiosos pensadores e instituciones como el recién creado Centro de Neurociencia para la Educación de la Universidad de Cambridge o la International Mind-Brain and Education Societyarticle,aside,figcaption,figure,footer,header,hgroup,nav,section{display:block}mark{background:#FF0;color:#000}

Efecto de las emociones positivas

Las emociones positivas tienen efectos beneficiosos sobre el aprendizaje al mejorar procesos relacionados con la atención, la memoria o la resolución creativa de problemas. Con la simple observación de imágenes que constituyan estímulos diferentes, ya sean positivos, negativos o neutros, se activan diferentes regiones cerebrales. En el caso de los positivos, interviene el hipocampo que favorece los procesos memorísticos y de aprendizaje mientras que, en el caso de los negativos, se activa la amígdala (Erk et al., 2003):

Emociones y memoria     Los niños con bajo rendimiento académico se motivan más si las actividades de aprendizaje les resulta divertidas, como puede ser en el caso de juegos o actividades artísticas (Hardimann, 2012).

Los niños necesitan retos y disfrutar del aprendizaje porque sabemos que existe una correlación fuerte entre el clima emocional existente en el aula con el éxito académico de los alumnos (Reyes et al., 2012). Y se ha comprobado que conseguir el llamado ratio de Losada, una proporción de 3 a 1 entre emociones positivas y negativas, tiene efectos beneficiosos a nivel social o mental y que esa predominancia de pensamientos o interacciones positivas es importante  en las relaciones familiares, laborales y, por supuesto, en las educativas (Fredrickson, 2009).

El clima emocional positivo en el aula: de la teoría a la práctica

Sin obviar que cierto grado de estrés ayuda al alumno a mantenerse activo y puede ser bueno para su rendimiento, cuando alcanza cotas altas o se vuelve crónico resulta muy perjudicial por lo que, en la práctica cotidiana, el aprendizaje requiere trabajar con emociones positivas. A continuación comentamos algunas estrategias que hemos implementado y que hemos comprobado que son útiles para promover entornos de aprendizaje positivos.

  • Elogios sí, pero los adecuados

Para incentivar su motivación de logro, el alumno ha de ser consciente de su propio progreso. Es por ello que resulta beneficioso utilizar refuerzos sociales como el elogio, siempre que sea adecuado. Cuando elogiamos al alumno por su esfuerzo o actitud y no por su capacidad o inteligencia estamos fomentando su perseverancia y cuando se enfrente a tareas novedosas de mayor dificultad será más difícil que decaiga su empeño. Por otra parte, el elogio específico (“Veo que estáis asumiendo grandes responsabilidades en este trabajo”) es más beneficioso que el general (“Buen trabajo chicos”). Y no olvidemos la importancia de determinados refuerzos no verbales como pueden ser una mirada cómplice, una sonrisa  o un simple golpecito en la espalda del alumno.

  • Rutinas

La realización de determinadas rutinas aporta seguridad al alumno y puede ayudarle a que mejore su sentido de afiliación y de pertenencia al grupo, tan importante para cultivar las buenas relaciones entre compañeros. Se puede comenzar la jornada diaria dedicando unos minutos a la lectura y reflexión de algún tema de actualidad, se puede acabar la misma dedicando unos minutos a la relajación o se pueden dedicar unos minutos a felicitar todo el grupo a un compañero cuando celebre su aniversario. Siempre utilizando rituales adecuados a la edad del alumnado.

  • Conectados con la comunidad

Para que el aprendizaje sea significativo, la escuela no puede estar desconectada de lo que ocurre en la vida real. Qué interesante es que, frecuentemente, compañeros de cursos diferentes, antiguos alumnos, padres o representantes cercanos de la comunidad puedan compartir sus vivencias y experiencias. El cerebro social de nuestros alumnos lo agradecerá. En palabras de Richard Gerver: “La comunidad que nos rodea puede proporcionar la historia que vamos a escribir. Si la historia procede únicamente del personal docente, siempre será una fantasía; si procede de todos nosotros, será real” (Gerver, 2012).

  • Siempre positivos

Es una realidad que en la escuela, tradicionalmente, ha predominado la detección de errores en detrimento de mostrar las fortalezas o virtudes del alumno (en los exámenes prepondera el subrayado en rojo de los errores). Para luchar contra las actitudes negativas que observamos en muchos alumnos debido a experiencias pasadas negativas (“a mí siempre se me dieron mal las matemáticas”, era el comentario de un niño de diez años) se requiere un cambio de mirada y trabajar pacientemente con actividades adecuadas.

Qué mejor manera para motivar a los alumnos que fomentar su participación permitiéndoles posibilidades de elección y haciéndolos protagonistas activos de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Al elegir voluntariamente, los alumnos se involucran más, fomentamos su autonomía y perciben las tareas como un juego, ese mecanismo natural en el que confluyen las emociones, el placer y la recompensa y que es imprescindible para el aprendizaje. Por ejemplo, se les hace participar directamente en el establecimiento de normas de comportamiento en el aula para que puedan responsabilizarse directamente de su elección.

  • Sonríe, por favor

Cuando se les pregunta a los alumnos qué valoran de su profesor suele aparecer el sentido del humor. Cuántas veces hemos asistido a las tradicionales clases magistrales en las que impera un ambiente frío y solemne en el que todo lo que se aleje del silencio sepulcral es interpretado como disruptivo. Pues bien, la neurociencia está demostrando que para optimizar la atención se requiere todo lo contrario, a saber, novedad, actividad y movimiento, es decir, los entornos aburridos dificultan el aprendizaje. Qué mejor manera para generar climas emocionales positivos que cultivar la sonrisa y cierto desenfado que sabemos que es contagioso. Al fin y al cabo, el contagio emocional es el precursor de la empatía.

Al estar de buen humor somos más creativos, resolvemos mejor los problemas y tomamos decisiones más acertadas. . Una atmósfera educativa saludable y estimulante”.

 

BULLYING : medidas de prevención para utilizar en la escuela

­

Es muy importante intentar prevenir el bullying y la violencia en las aulas a través de la educación y de las relaciones entre la escuela y la familia. Muchas veces, las causas están en esos entornos y es allí mismo donde hay que intentar atajarlas.

Aquí se explican algunas de las posibles medidas de prevención contra el bullying y la violencia escolar en general:

  1. Decálogo antiviolencia
  2. Pautas de disciplina
  3. Relación y comunicación entre familia y escuela
  4. Aprendizaje cooperativo
  5. Resolución de conflictos

Decálogo antiviolencia

Adaptar la educación a los cambios sociales, desarrollando la intervención a diferentes niveles y estableciendo nuevos esquemas de colaboración, con la participación de las familias y la administración.

2. Mejorar la calidad del vínculo entre profesores y alumnos, mediante la emisión de una imagen del educador como modelo de referencia, y ayudar a los chicos a que desarrollen proyectos académicos gracias al esfuerzo.

3. Desarrollar opciones alternativas a la violencia.

4. Ayudar a romper con la tendencia a la reproducción de la violencia.

5. Condenar, y enseñar a condenar, toda forma de violencia.

6. Prevenir ser víctimas. Ayudar a que los chicos no se sientan víctimas.

7. Desarrollar la Empatía y los Derechos Humanos.

8. Prevenir la intolerancia, el sexismo, la xenofobia. Salvaguardar las minorías étnicas y a los niños que no se ajustan a los patrones de sexo preconcebidos.

9. Romper la conspiración del silencio: no mirar hacia otro lado. Hay que afrontar el problema y ayudar a víctimas y agresores.

10. Educar en la ciudadanía democrática y predicar con el ejemplo.

Pautas de disciplina

1. Uno de los objetivos de la disciplina es enseñar a respetar ciertos límites. Es necesario que las normas sean claras y coherentes, y ayuda el que hayan sido elaboradas por todos los miembros de la comunidad escolar.

2. La impunidad ante la violencia genera más violencia.

3. La sanción debe contribuir a diferenciar entre agresores y víctimas.

4. La disciplina debe favorecer cambios cognitivos, emocionales y conductuales, en la dirección de los objetivos educativos, y estimular la capacidad de adopción de perspectivas.

5. El respeto a los límites mejora cuando se aprenden habilidades no violentas de resolución de conflictos como la mediación y la negociación.

6. Es preciso que la disciplina ayude a luchar contra la exclusión en lugar de aumentar su riesgo.

7. Conviene incluir la disciplina en un contexto de democracia participativa. Que todos participen en la creación de las normas.

Relación y comunicación entre familia y escuela

Uno de los principales factores de riesgo de violencia, es el aislamiento de la familia, con respecto a otros sistemas sociales en los que el niño se relaciona.

El apoyo social a las familias es muy importante y puede reducir significativamente el riesgo de violencia, porque proporciona ayuda para resolver los problemas, acceso a información sobre formas alternativas de resolver dichos problemas, y oportunidades de mejorar la autoestima.

Una importante condición para mejorar la educación es estimular la comunicación entre la escuela y la familia, sobre todo, cuando los niños tienen mayores dificultades de adaptación escolar y/o con más riesgo de violencia.

Aprendizaje Cooperativo

Uno de los procedimientos educativos que pueden ayudar a prevenir la exclusión y, por lo tanto, la violencia en las aulas, es el aprendizaje cooperativo en equipos heterogéneos, tanto en educación primaria como en secundaria. Este método puede ayudar a: adaptar la educación a la diversidad, desarrollar la motivación de los alumnos por el aprendizaje, mejorar la cohesión del grupo y las relaciones dentro de éste, y distribuir las oportunidades de protagonismo académico.

Resolucion de Conflictos

El conflicto forma parte de la vida y es un motor de progreso, pero en determinadas condiciones, puede conducir a la violencia. Para mejorar la convivencia educativa y prevenir la violencia, es preciso enseñar a resolver conflictos de forma constructiva; es decir, pensando, dialogando y negociando. Un posible método de resolución de conflictos se desarrolla en los siguientes pasos:

  • Definir adecuadamente el conflicto.
  • Establecer cuáles son los objetivos, y ordenarlos según su importancia.
  • Diseñar las posibles soluciones al conflicto.
  • Elegir la solución que se considere mejor y elaborar un plan para llevarla a cabo.
  • Llevar a la práctica la solución elegida.
  • Valorar los resultados obtenidos y, si no son los deseados, repetir todo el procedimiento para tratar de mejorarlos.

En los programas de prevención de la violencia escolar que se están desarrollando en los últimos tiempos, se incluyen la mediación y la negociación como métodos de resolución de conflictos sin violencia.

ACTIVIDADES ON LINE – Lenguaje Oral y Escrito – Logopedia

PORTAL “QUIERO SER”

ORIENTACIÓN

 

AQUÍ ENCONTRARÁS UNA AMPLIA GUÍA DE TODO  LO QUE TE INTERESA EN TUS ESTUDIOS :

  • Primaria
  • Secundaria
  • ESO
  • Bachillerato
  • Formación Profesional

TÉCNICAS DE ESTUDIO

¿Cómo estudiar mejor?

Mejora tu rendimiento

LUGAR, MATERIALES, TABLA PARA UN PLAN DE ESTUDIO

Debes tener un lugar de estudio lo más adecuado posible: con mesa despejada, silla, luz y silencio, y una temperatura que no te machaque; además: boli, diccionario, papel, y tus libros del instituto.

Planea un horario de estudio pensando en lo que das cada día y con la perspectiva del trimestre también, si puedes, porque eso te ayudará a identificar qué es lo más importante o qué es lo nuevo, etc., y porque así cuando te sobre tiempo, podrás adelantar cosas.  RECUERDA: tu agenda escolar  tiene que ser tu diario de aprendizaje

APUNTESTomar apuntes es una técnica fundamental para facilitarse la tarea de aprender y estudiar, ayuda a desarrollar la capacidad de concentración en clase, aprender a concentrarte sirve para aprender a escuchar, y viceversa. Lo bueno de aprender a tomar apuntes es que como lo haces todos los días, pues acabas haciéndolo muy bien. Irás viendo cómo mejoras en esta actividad, y llegará un día en el que te digas: “Mis apuntes son bastante buenos”. Si llega ese día, ten la seguridad de que tus notas serán bastante buenas también, ¡y no digamos tu capacidad de aprender!
¿Por qué los apuntes son tan importantes?Para estudiar bien, debemos combinar los apuntes con el libro de texto o cualquier otro material que se utilice en la materia estudiada.

  1.  Los apuntes reproducen las explicaciones de tu profesora o profesor, las cuales suelen hacer más accesible o ampliar el contenido del libro de texto (o de los apuntes fotocopiados que te pueda entregar).
  2.  Los apuntes nos dejan muy claro qué es lo que la profesora o el profesor considera más importante, lo que es interesante porque cuando leamos el libro de texto para comprender mejor ese tema, hacer el resumen y luego el esquema, tendremos ya una orientación de cuáles son las ideas principales. Además nos dejan claro cómo ve el profe el desarrollo ese tema.
  3.  Cuando los profes explican, suelen anotar cosas en la pizarra. Suelen reproducir diagramas, esquemas…, y es muy importante que los copiemos, porque además de enseñarnos esos contenidos del tema, nos enseñan a hacer un diagrama, un esquema…

ESTUDIAR CON MÉTODO, ESTRUCTURANDO LA INFORMACIÓN.

En base a los apuntes de clase, más el material recomendado debes preparar tus documentos de estudio. ¿Cómo estructurarlo? Depende de las materias y de tus preferencias:

  1.  Subrayado: hay que utilizarlo siempre para analizar las ideas principales, secundarias, y realizar una aproximación en profundidad del material a estudiar.
  2.  Esquemas: Es muy importante su utilización puesto que tendras organizados los datos de una forma visual. Permite detectar las ideas principales y el nexo de unión entre ellas. Traducimos los datos de la memoria acústica a la visual, y así utilizamos dos canales de memorización: el acústico y el visual.
  3.  Resúmenes: textos redactados de forma concisa y con tus propias palabras. El resumen es una técnica diseñada para la memoria auditiva. Las ideas no se apuntan como en el esquema, sino que se desarrollan y se relacionan unos con otros.
  4.  Mapas conceptuales; Relaciona los conceptos de una manera visual, es una alternativa a los esquemas
  5.  Simulacros cronometrados de exámenes:

–      Acostumbra a la técnica adecuada para cada examen.

–      Se ajusta el tiempo de la respuesta al tiempo real del examen.

–      Permite comprobar los errores.

–      Habitúa al tipo de examen, por lo que la ansiedad será menor en el examen real.

–      Cuando el examen se centra en la resolución de problemas cuantos más problemas resuelvas, mejores resultados obtendrás.

–      Imagina posibles preguntas de examen y redacta planes esquemáticos para las respuestas, escribe respuestas a preguntas tipo, realizar actividades como entrenamiento para el examen, finge una sesión de examen…

PREPARACIÓN   EXÁMENES

Un examen pone a prueba múltiples capacidades, no sólo intelectuales, también psicológicas, organizativas e, incluso físicas. No es suficiente saber, hay que saber comunicar eses conocimientos y exponer en un tiempo limitado, de forma clara, ordenada y respondiendo a las preferencias de la persona que te va a evaluar.

PREPÁRATE PARA EL EXAMEN CADA DÍA.

  • Lleva todas las materias al día, repasa, refuerza, afianza. Las “empolladas” de los últimos días producen “olvidos” frecuentes.
  • Estudia todos los días y ten el material de estudio organizado.
  • Confecciona para los repasos un horario racional. No fuerces un ritmo que te agote, asegúrate descansos, ejercicios de relajación…
  • Pon en práctica lo que te van a exigir en el examen:
  • Pon énfasis en recordar, organiza tus ideas, imagina posibles preguntas de examen y redacta respuestas, realiza actividades como entrenamiento para el examen.

CONOCE A TU PROFESOR/A

  • Conocer las preferencias del profesor/a, no sólo  en cuanto a preguntas, sino al estilo de   respuestas que más valora y puntúa.
  • Pide información sobre estos aspectos a alumnos/as que sacan mejores notas.
  • Fíjate en los aspectos a los que el profesor les da más importancia, qué enfatiza, qué le molesta, qué más valora…Aprovecha los márgenes de los apuntes para poner mensajes del tipo: ¡Ojo! Muy importante para el profesor, “merece la pena resaltar..”

TU MATERIAL DE ESTUDIO:

Los documentos de estudio son muy importantes pues una buena forma de repasar la materia, y luego te sirven para estudiar y para la consulta rápida del día anterior.  Es mejor preparar los exámenes con documentos y material preparado por ti mismo/a a partir de tus apuntes que tener documentos muy buenos preparados por otros, éstos pueden servirte como referencia pero conviene que prepares los tuyos. Con el ordenador puedes hacer modificaciones o actualizaciones.

CUANDO NO LLEGAS A TODO.

  1.  Si no puedes abarcar toda la materia, intenta llegar a lo más importante. No te desanimes.
  2.  Esfuérzate lo que puedas, puede que los resultados te sorprendan. No te des por suspendido
  3.    Ante la imposibilidad de dominar todo, no tires la toalla, mantén la calma y decide qué parte de la materia vas a dominar, qué contenidos…

RESERVA TIEMPO PARA EL REPASO.

–   Para afianzar conocimientos.

–   Repasa los temas de forma separada para no mezclar

–   Después conviene que los repases todos juntos para afianzar las relaciones.

–   Cuanto más puedas relacionar los conocimientos, más fáciles serán de recordar.

TIPOS DE EXÁMENES.

Exámenes de respuesta larga: Además de saber la materia, es muy importante la organización y exposición del tema. Conviene ensayar preguntas y analizar los errores. También es recomendable:

  1.  Presentar al principio los aspectos más relevantes del tema.
  2.  Desarrollar en cada párrafo una idea o concepto.
  3.  En el último párrafo, retomar los aspectos más importantes a modo de conclusión.
  4.  Distribuir el tiempo del que dispones entre las preguntas.
  5.  Reserva unos minutos para repasar el examen, prestando atención a la ortografía.
  6.  Lee las preguntas prestando mucha atención. Detente en las palabras claves que explican lo que has de hacer: comparar, clasificar, definir, esquematizar, justificar, relacionar,
  7.  Si ves que dispones de poco tiempo para responder a una pregunta, no la dejes en blanco, haz un resumen para indicar que conoces la respuesta.
  8.  Evita desarrollar un punto en exceso en perjuicio de los demás.
  9.  La presentación del examen ha de ser aceptable y el texto ha de ser legible.

Exámenes de respuesta corta: Son principalmente de definición de conceptos y analiza la capacidad de asimilar conceptos y de síntesis, por eso:

  1.  Ajústate al enfoque. Si te piden que compares, no definas y viceversa, si te preguntan por las consecuencias, no digas las características.
  2.  Exprésate con claridad, con precisión y organización.

Exámenes de problemas: Para resolver un problema, puedes seguir estos pasos:

  1.  Comprender el enunciado: Lee al menos dos veces el enunciado del problema y después esquematiza los datos y las incógnitas. Si es posible, representa los datos en un gráfico para facilitar la comprensión. Examina la relación entre los datos aportados y las incógnitas.
  2.  Busca una estrategia para resolver el problema.
  3.  Realiza cuidadosamente los cálculos.
  4.  Verifica el resultado.

Es muy importante leer todos los problemas antes de empezar a resolverlos para distribuir el tiempo entre ellos según su dificultad. Empieza por el que mejor conozcas. Si te quedas bloqueado en algún problema, es preferible pasar a otro.

Exámenes tipo test:

La memorización, tras la compresión del contenido de estudio, es un requisito básico para obtener un buen resultado en estos exámenes. Para contestar una prueba objetiva, se recomienda:

  1.     Lee de forma ordenada y sin prisa todas las preguntas del examen y contesta aquellas en las que no dudas de la respuesta. Debes leer tanto los enunciados como las alternativas.
  2.  Cuando hayas terminado la primera pasada, da una segunda vuelta para responder aquellas más asequibles entre las que te dejaste y por último dedica el tiempo sobrante a las cuestiones que se te resistan.
  3.  Cuenta el número de preguntas dudosas y distribuye el tiempo que queda de examen entre estas cuestiones, para razonar cada una de ellas. Si se duda entre dos alternativas muy similares hay que analizar las palabras o matices que marcan las diferencias entre ambas. Todos los test se diseñan, normalmente, con una única respuesta correcta.
  4.    Repasa todas las respuestas.

Como consejos recuerda que:

  •  Procede por eliminación de alternativas.
  •  Presta atención a las palabras claves: siempre, a veces, ninguno, todos, igual, pocos,
  •       Entérate si se penalizan los errores. Si se penalizan no contestes si no sabes la respuesta.
  •  Entérate si puede haber más de una alternativa correcta por pregunta)

CLAVES PARA HACER UN BUEN EXAMEN 

  1.  Llevar al día el estudio de la materia; repasar, reforzar, afianzar.
  2.  Adecuar el estudio al tipo de examen: test, desarrollo, oral, práctico.
  3.  Elaborar una lista del material necesario: bolígrafo, calculadora, pilas, regla…
  4.  Llegar al examen descansado y con tiempo para; evitar repasar justo antes.
  5.  Eludir a los compañeros nerviosos y apoyarse en pensamientos positivos.
  6.  Leer atentamente el examen y seguir todas las instrucciones.
  7.  Conocer el sistema de evaluación y puntuación de la prueba.
  8.  Distribuir y controlar el tiempo: bosquejo mental, respuesta, revisión final.
  9.  Responder con precisión, ajustando la respuesta a lo que se solicita.
  10.  Ante un bloqueo, la tranquilidad ayuda a recordar.
  11.  Cuidar el contenido. Estructura, caligrafía, ortografía, gramática.
  12.  Atender a la presentación, facilitar la corrección al examinador.
  13.  Evitar extenderse demasiado en algunas preguntas y restar tiempo al resto.
  14.  Procurar no dejar preguntas sin responder: poner esquemas, algunas ideas…
  15.  Revisar las preguntas antes de entregar el examen.

APRENDE DE LOS EXÁMENES: Cuando te devuelvan el examen no te fijes solo en la nota:

–      Observa cuáles han sido los errores que has cometido, y analiza las causas.

–      Comprueba las anotaciones que te ha puesto el profesor/a y sus comentarios.

–      Comprueba tus respuestas con las de otros compañeros.

–      Habla con el profesor acerca de tus resultados.

–      Planifica las actividades necesarias para corregir los errores.

ENSEÑAR MODALES

CINCO MODALES QUE LES ANIMO A ENSEÑAR
modales-800x600

Una persona educada es aquella que actúa de tal manera que hace que los que están a su alrededor se sientan cómodos. Esa “buena educación” se manifiesta de una manera muy concreta y práctica en lo que todavía se llaman “buenos modales“.

No sé cuál es su experiencia; la sensación que tengo en el contexto en el que me muevo habitualmente es que los modales escasean, que esto suele ser molesto y que la carencia de modales no depende de la edad.

Como padres y madres les animo a que enseñen a sus hijos estos 5 modales básicos. Parecen pocos, pero si la mayoría de las personas los practicaran, la convivencia sería más agradable. Los dirigo a las familias, sí, porque es en casa donde se deben de aprender; en la escuela los deberíamos reforzar y aumentar, pero donde se aprenden los buenos modales y la buena educación es en el hogar… y es gratis.

LOS CINCO MODALES
1. Saludar al llegar a un lugar
Cuando se llega a un lugar donde hay otras personas, como la consulta del pediatra, el ascensor de la vivienda, la panadería, la peluquería, el kiosko… se dan los buenos días, las buenas tardes u otro saludo similar.

2. Pedir las cosas “por favor“
Cualquier petición o demanda que se realiza, se le añade al principio o al final, la coletilla “por favor“. Sí, aunque estemos en nuestro derecho, sea la obligación de quién nos lo da… No abusemos del imperativo: al comprar algo, pedir a un compañero, al hacer una demanda a un miembro de la familia, a un amigo…

3. Dar las gracias
Cuando nos responden, nos atienden, nos entregan algo (aunque lo hayamos comprado), nos prestan una ayuda… damos las gracias.

4. Despedirse de un lugar
Decimos adiós, hasta luego… cuando nos vamos de un lugar donde hay otras personas, nos despedimos: a la persona de la caja que nos ha cobrado, a los pacientes que esperan la sala, al salir del ascensor…

5. Pedir disculpas
En ocasiones molestamos a otras personas sin intención: un pequeño empujón, una interrupción… Pedimos disculpas con un simple “perdone” o “discúlpeme“, o simplemente cuando nos hemos equivocado y hemos podido contrariar a alguien.

Estos son modales para practicar con todas las personas con las que nos relacionamos: extraños en la calle, vecinos, compañeros y también por supuesto, con la familia y amigos más cercanos.

Cómo enseñarlos
¿Cómo pueden enseñárselos a sus hijos? Es muy fácil, les propongo estas estrategias de sentido común:

1. Enseñarlos directamente
Enséñele cada uno de los modales directamente, por ejemplo: “mira, cuando se lleguemos a la consulta del médico, diremos bajito buenos días para saludar a la gente que está allí esperando“. “Cuando se pide algo, hay que hacerlo siempre por favor“.

2. Dar ejemplo
Si ustedes como padres y nosotros como educadores practicamos los modales, será la manera más eficaz de enseñarlos: ¡demos ejemplo!

3. Corrija si es necesario
Corregir a los niños indicándoles como tendrían que haber actuado es otra manera eficaz de enseñarles. “Cuando el señor te ha dado el helado, tenías que haberle dado gracias“, por ejemplo.

4. Elogiar cuando los practican
Por su parte, cuando su hijo o hija ponga en práctica alguno de los buenos modales, no dude en elogiarlo y reconocérselo; será la manera más concreta de indicarle cómo espera que se comporte la próxima vez.

En resumen, los cinco modales que les propongo son:

Saludar al llegar
Pedir las cosas por favor
Dar las gracias
Despedirse
Pedir disculpas
Y las estrategias para enseñarlos:

Enseñarlos directamente
Dar ejemplo
Corregir si es necesario
Elogiar cuando lo practican
Les animo de veras a poner en práctica estos cinco modales. Seguro que ustedes hechan en falta algunos más. Si es así, les pido que con sus comentarios amplíen la lista.

EDUCACIÓN EMOCIONAL

LAS NEURONAS ESPEJO: EL ESTADO DE ÁNIMO

La Psicología Positiva nos ofrece dos lecciones fundamentales:

• el estado de ánimo se decide
• el estado de ánimo se transmite

EL ESTADO DE ÁNIMO SE DECIDE
La esencia de la grandeza radica en la capacidad de optar por la propia
realización personal en circunstancias en que otras personas optan por la
locura (Wayne Dyer)

Sin título2

Cada día (a cada momento) decides cómo vas a estar, cómo vas a enfrentarte a las situaciones que (muchas veces de forma irremediable) te van a tocar vivir.

El hecho de que asumas que las circunstancias no deciden tus emociones sino que eres tú quien decide (muchas veces de modo inconsciente) cómo enfrentarte a ellas en base a tu percepción, tus experiencias previas, etc. es lo que se conoce como LOCUS DE CONTROL INTERNO. El Locus de Control Externo sería el que mantiene aquella persona que cree que la “culpa” de lo que le pasa la tienen los demás, la mala suerte, la vida…

EL ESTADO DE ÁNIMO SE TRANSMITE

Si bien la primera lección está relacionada con las aptitudes más personales (autoestima, autocontrol y motivación), el concepto de la transmisión del estado de ánimo está relacionado directamente con la empatía y las habilidades sociales.

¿Has visto alguna vez a alguien dando de comer a un bebé? Es frecuente que abramos la boca a la misma vez que lo hace el bebé

¿Se te ha “contagiado” alguna vez un bostezo?

bostezarlqans

Pues debes de saber que estas conductas de “imitación involuntaria” se deben a unas neuronas que se encuentran localizadas en la circunvolución frontal inferior y en el lóbulo parietal conocidas como NEURONAS ESPEJO

El descubrimiento de este tipo de neuronas en 1990 fue, como tantas veces en ciencia, casual.
De esta manera, cuando vemos una acción determinada (por ejemplo, vemos a alguien cayéndose) se activan las neuronas espejo de la misma forma en la que se activarían si nos estuviéramos cayendo nosotros. Seguro que lo has experimentado. Ves a alguien tropezar y te da “un vuelco el corazón”. Esta respuesta es exactamente la misma respuesta de “estrés” que hubieras sentido si te hubieras tropezado tú.

Si te tropiezas tú, tu cuerpo se prepara para caer: los músculos se tensan, el corazón late más rápido para bombear más sangre a las zonas de peligro. Es curioso, pero ocurre exactamente igual en tu cuerpo, si ves a una persona tropezar. La respuesta será más intensa cuanto más unido emocionalmente estés a esa persona. No es lo mismo ver tropezar a un desconocido por la calle que ver que tu hijo o tu padre tropieza.

Si estamos cerca de una persona con una emoción determinada captaremos, muchas veces a nivel inconsciente, su lenguaje no verbal que será reflejado por nuestras neuronas espejo, haciendo que nuestro cerebro se active sintiendo la misma emoción que la otra persona.

Las neuronas espejo están detrás de la comprensión (muchas veces inconsciente) del lenguaje no verbal de los demás, las conductas de imitación (y por tanto el aprendizaje), las emociones que sentimos al ver una película o leer un libro, la empatía, el comportamiento prosocial, etc.

PENSAR NO ES UN CASTIGO

¡CASTIGADO! ¡A LA SILLA DE PENSAR!

En mi opinión, algo estamos haciendo mal, cuando castigamos a un niño “a pensar”. Pensar nunca puede ser un castigo. Pensar es bueno. Es más, deberíamos fomentar en ellos el buen hábito de pensar.
78453752 (1)

Desde hace un tiempo se puso de moda, tanto en las clases de infantil como en casa, la técnica de la “silla de pensar”.

Esta “silla de pensar” deriva de una técnica de modificación de conducta conocida como la técnica de Time-out o Tiempo Fuera. El problema es que se suele utilizar EQUIVOCADAMENTE.

El niño o la niña tiene que aprender que si comete acciones inadecuadas (tiene rabietas, muerde, pega, etc.) va a tener consecuencias negativas (castigo).

Una técnica eficaz en este tipo de situaciones es la del TIEMPO FUERA. De manera contingente, es decir, seguido inmediatamente de la conducta, castigamos al niño separándole de la situación donde se ha generado la conducta negativa y eliminando cualquier refuerzo (es decir, sin hablarle y retirándole cualquier estímulo) durante un tiempo determinado.

¿Cuánto tiempo? Pues una regla general es 1 minuto por cada año del niño (por ejemplo, tres minutos para niños de tres años)

Porque el tiempo de castigo debe ser siempre el mismo, no podemos dejarnos llevar nosotros, como adultos, por el enfado y tener al niño más tiempo del exclusivamente necesario castigado, porque no es eficaz.

Una vez que ha pasado ese tiempo, que puede estar controlado por un reloj de arena, o un despertador que avise con una señal cuando ha pasado el tiempo (por si estamos atendiendo a otros niños y no podemos vigilar el tiempo de castigo), entonces hablamos con el niño sobre las consecuencias de su conducta, cómo cree que su compañero se ha sentido, cómo cree que nos hemos sentido nosotros y qué va a hacer la próxima vez que esté en esa situación, cuál va a ser la conducta “sustitutiva” a la que ha tenido, etc.

Es decir, una vez que ha pasado el tiempo previsto del castigo, ayudamos al niño a pensar.

O acaso ¿tú puedes pensar cuando estás enfadado? Pues el niño o la niña tampoco. A ellos el castigo les enfada (no han conseguido lo que querían y lo normal es que estén el tiempo que dura el castigo llorando, y así no pueden pensar.)

Además, un niño con tres, cuatro o incluso cinco años necesita una guía para ayudarle a pensar. Si le castigamos “a pensar” seguramente en lo único que piense es “¿y en qué pienso?”. Somos nosotros, como adultos, los que tenemos que guiar ese pensamiento posterior.

Recuerda que una de los aspectos más importantes de la correcta aplicación del Time-Out es la retirada de los estímulos. De nada sirve, tener al niño en la “silla de pensar” y estar todo el tiempo que dura el castigo diciéndole “eso, para que aprendas, la próxima vez te vas a enterar, ahí te quedas castigado hasta que yo te diga…”

NUNCA, NUNCA CASTIGUEMOS A PENSAR, PENSAR ES BUENO

pensando

HORARIO Y FECHAS PAU 2o16

En esta página podrán encontrar información relativa a la prueba de acceso a la universidad

PAU 2016

 

« Older entries